¿Sabes dónde quieres ir? ¿Lo que estás haciendo te acerca a dónde quieres llegar? Iniciar un proyecto o plantear una propuesta tienen algo en común. Empiezan de la misma forma: con objetivos metas. Un objetivo se deriva de una meta, tiene la misma intención pero es más específico, cuantificable y verificable. Un ejemplo clásico de la diferencia entre objetivo y meta son los mundiales de motociclismo. El objetivo es ganar el título y quedar primero. Las metas serían ganar cada una de las carreras. 

Mara objetivos eficaces

El acrónimo S.M.A.R.T. (inteligente, en inglés), se usa como recurso nemotécnico para recordar las principales características que debe tener un objetivo, que son las siguientes:

  • Specific (Específico)Los objetivos que nos marquemos deben ser claros y contestar a las preguntas sobre qué, dónde, cuándo y cómo va a cambiar la situación. Si tus objetivos son demasiado generales y sientes que pueden ser difíciles de cumplir dividelos en sub-objetivos que refuercen el objetivo principal. Es imprescindible detallar y concretar al máximo.
  • Measurable (Medible): Debe ser posible la cuantificación de los fines y los beneficios. Esta característica es una de las más relevantes en cualquier proceso de mejora continua y calidad.
  • Achievable (Realizables): Conociendo los recursos, las limitaciones y las herramientas de las que disponemos deben ser posibles de realizar y ajustarse a la realidad del proyecto y el entorno, de forma que sean ambiciosos pero sin dejar de ser realistas.
  • Result oriented (Orientado a resultados): Plantea el objetivo en función del resultado que buscas obtener y no lo olvides, lo más eficiente es formular este objetivo en positivo. De esta forma nos centramos en la solución y no en el problema.
  • Time limited (Limitado en el tiempo): Debemos poder establecer el periodo de tiempo en el que queremos que se complete cada objetivo.

Ahora que ya sabes cómo se redacta un objetivo coge el papel y comprueba ¿eran tus objetivos inteligentes? Si planteaste por ejemploAumentar el tráfico de la web corporativa, ahora ya sabes que es un mal objetivo.Conseguir 3000 visitas al sitio web para finales de enero es mucho mejor.

En resumen, formular objetivos SMART significa ser específico, ser alcanzable y ser medible. Y, ahora que ya tenemos los objetivos planteados, con el apoyo de algunas herramientas podremos establecer si todo ha salido como esperábamos y ser mucho más eficientes y eficaces.